La mejor elección

Elegimos a Milo sin conocerle previamente. Había visto su trabajo en redes y me encantaba el rollito que tenían sus vídeos, pero cuando nos conocimos por primera vez, supe que era él con el que quería trabajar. No solo por su cercanía y su encanto natural, sino por la pasión que desprendía por su trabajo.

No me equivoqué, Milo hizo el día de mi boda más fácil, con pequeños detalles que en ese momento son un mundo, pero, sobre todo, me ha dado el mejor recuerdo del día más feliz de mi vida: ¡el mejor vídeo que he visto! Gracias.